10.4.13

Exigir paz sin ofrecerla

Hace más de un año, cuando comencé un trabajo basado en El tragaluz, obra de teatro de Antonio Buero Vallejo, se me ocurrió una idea que decidí presentar en clase a través de un monólogo. Esta idea, en resumen, trata de cómo las personas exigimos y decimos desear la paz en el mundo, el fin de las guerras y el cese de la violencia en general, cuando, en la mayoría de los casos, ni siquiera podemos mantener una buena relación con uno o más miembros de nuestra familia. Si no somos capaces de tolerar, respetar y aceptar a aquellos que son más cercanos a nosotros, ¿cómo podemos esperar que las naciones jamás lleguen a desacuerdos tan grandes como una guerra, o que exista el racismo, o que se rompan relaciones diplomáticas entre algunos territorios, etc.? ¿Por qué creemos que nosotros, que no soportamos a nuestra madre, hermana, hermano, vecino, amiga..., seríamos capaces de mantenernos en paz con el resto del mundo? Con razón aquellos que tienen poder suelen ceder ante los conflictos.

Desarrollé la idea en dos páginas y media, pues no podía extenderme demasiado al momento de presentar el monólogo. Pero hace unos días me surgió otra reflexión: si YO quiero paz con y para el mundo, debo ejercer esa paz con las personas que me rodean, pero primero necesito paz conmigo misma. Antes de pedir calma en el mundo, debo mantener una buena actitud hacia los demás; antes de mantener esa buena actitud, debo estar segura de que dentro de mí también hay tranquilidad y mucha paz. No soy y ningún humano es perfecto, así que es poco probable que esa paz esté viva todo el tiempo. Pero lo que sí es posible es tener los ánimos de ayudarla a vivir y luchar por un mundo mejor.




No sé si alguno de ustedes ya había pensado en esto, pero vale la pena reflexionar sobre ello... La paz, antes de pedírsela a todos, principalmente a los líderes del mundo, debe iniciar con uno mismo y con el grupo social más cercano.








P.S. Gracias por seguirme y comentar. ¡Feliz miércoles!

8 comentarios:

Gaaspa Posittiva dijo...

No lo había pensando antes pero siento que es muy cierta esa reflexión!
Un beso

Magu dijo...

Algo sobre estar bien conmigo misma, un día si me plantee. Pero lo demás la verdad es que tenes demasiada razón. Hermosa entrada y reflexiva :)

Isla Supertramp dijo...

La verdad nunca lo había considerado pero es muy cierto lo que escribes. Pues bien dicen por ahí que el buen juez por su casa empieza.
Cuídate,

Clau Garcs dijo...

Nunca lo había pensado de esa manera. Tienes razón, primero hay que estar en paz con uno mismo.(:

Lucinda dijo...

Siempre he dicho eso de que la paz comienza con lo que hace uno mismo tratando a los demás, pero eso de estar en paz con mi persona es algo que inconscientemente "evito", porque me hace sentir algo culpable... Pero tienes razón, debemos comenzar a trabajar la tranquilidad con nuestro propio ser...

Lucinda dijo...

P.D. ¡Un abrazo!

Anamileth ♥ dijo...

Miranda, Hola!

Pues la verdad es que sí había pensado un poco al respecto. Cada vez que veía a alguien maltratar a otra persona (verbalmente sobre todo) pensaba en lo poco que esperan recibir, ya que, sí mal haces, mal recibes.
Y tiene sentido, que, si buscas la paz contigo mismo, la practiques con tu entorno. Y viceversa.

Pero todo tiene un núcleo, y ese núcleo es el centro de uno mismo. Si uno tiene una mente o un corazón revoltoso y sin paz, es seguro que solo encuentre desastre a su alrededor, ya que al tratar a las personas, no será de la forma más pacifica.

En fin, me gusta mucho tu blog.
Pasate por el mio.
Un beso

Sofi- Let it Be- dijo...

el hecho de que al final de la entrada diga ¡Feliz miércoles! me dio la pauta que llegué casi una semana tarde a comentar jajajaja

Ahora si, HOLAAA! PEDAZO DE ENTRADA! en el buen sentido de la oración (? jajaja Me encanto en verdad, super tema para reflexionar, es decir, primero lo primero, mirar dentro nuestro y tratar de hacer las pases con nuestro interior, una vez así comenzar con lo exterior, como vos, creo que de a poco, desde nuestro lugar se pueden lograr grandes cosas :)
Es genial que te platees esto y sobre todo que nos hagas pensarlo a nosotros, en verdad :)

Me encanto :B
Abrazo gigante y perdón por mi tardanza, además de eso, GRACIAS inmensas por tu comentario en mi blog, siempre me sirven mucho tus palabras :)